domingo, 28 de febrero de 2016

CAJA DE VINO PARA EL JARDÍN




Tengo una buena amiga a la que le quise regalar una caja para guardar todos los utensilios de jardinería que tenía en el balcón. 

Así que cojí una caja de vino y la transformé en una caja para el jardín. 


Lo primero de todo una buena lijadita y dos manos de imprimación blanca. 



 Pinté el interior de la caja con un tono marrón tostado al igual que el culo de la caja.

Ahora viene la decoración de la caja... 

En los laterales largos pegué la misma hoja de decougage, con tonos dorados... y sobre la hoja hice un stencil en relieve con una plantilla de hojas de hiedra y pasta de relieve






Después pinté los tallos marrones y las hojas verdes. 


En uno de los laterales cortos, también hice un decoupage pegando por un lado un trozo de papel de arroz y por otro un trozo de servilleta con una bicicleta. 
Sobre el papel de arroz le hice un stencil con una plantilla de letras.



El otro lateral corto lleva un transfer de una planta.
No explico todo el proceso porque ha quedado más que explicado en otras entradas anteriores y que se encuentran en la etiqueta transfer si la queréis consultar.

Aquí dejo las fotografías de como se tiene que humedecer el dedo y quitar el transfer con mucha paciencia y cuidado para que no se levante el dibujo. 





Una vez terminados todos los laterales con sus motivos, dos capas de barniz de exterior, porque iba a estar a la intemperie. 
Una lijadita suave y encerar. 


Este es el resultado de todos los lados de la caja.






CAJA DE VINO COLLAGE


Esta es una caja hecha con trocitos de servilletas que me iban quedando. Pensé que le tenía que dar algún uso a esos trocitos así que forré está caja con tapa. 

La caja es una caja de vino y la tapa es un trozo de madera que me sobro del tablero que hice para encima de la cama. 

Lo primero darle un par de manos de imprimación blanca. 



Después de imprimar había que pintarle el interior de la caja con pintura de color malva, al igual que los bordes de la tapa. 


Con mucha paciencia se recortan las servilletas en trocitos de 3x3 cms. y se van pegando una a una como hemos explicado en los anteriores tutoriales, alquil, servilleta, papel de horno y pasar la mini plancha por encima de cada trocito para asegurarnos que está bien pegado.

 


Esta es la visión de como va quedando la cajita de vino con trocitos de servilletas, la mar de colorida como podéis ver... 



Una vez que tenemos todos los trocitos pegados, le damos unas capitas de barniz satinado.
Cuando esté totalmente seco pasar una lija fina o mejor un estropajo de aluminio con cera, esto hará que esté mucho más suave al tacto. 


Ahora solo le queda ponerle las visagras y los cierres en negro para que resalten. 


Y esta es su puesta de largo..... 




CUELGA CORREA DE MASCOTA CON BOTE DE CHUCHES


Este es un cuadro muy especial para la perrita de mi hija Beatriz, la perrita como ya imaginaréis se llama Naga.

Buscaba algo que se pudiera usar para colgar la correa y el arnés que hasta ahora lo colgaba en el picaporte de la puerta y al mismo tiempo guardara las chuches que le dan cuando llega de la calle.

Aquí empieza el tutorial...

El trozo de madera utilizado es un sobrante del cuadro que hice para encima de la cama.
Primeramente le dí con gesso chocolate casero, imprimación blanca mezclada con pintura acrílica marrón chocolate.


                                         

Después un par de manos de pintura acrílica empolvada, tipo Chalk Paint y decapar un poquito aquí y un poquito allá...
Lo siguiente fue distribuir las cosas sobre el tablero, la percha y el bote con la abrazadera, el nombre de la perrita y el transfer de las pisadas.
Lo que tenía más claro y lo que más abultaba era el bote con la abrazadera así que fue lo primero que coloqué.



Después vino el pintar las letras y el hueso y pegarlas en la esquina. Lo siguiente fue el transfer de las pisadas. 
Dos capas de barniz para sellar. 


Y por último quedaba atornillar la percha donde se cuelgan el arnés y la correa de Naga y la abrazadera donde irá el bote de sus chuches. 

Aquí está el resultado... 


                                     

Ahora está colgado en el recibidor de la casa con sus chuches y su correa...
Mi hija Beatriz está encantada porque ya no tiene las correas detrás de la puerta y Naga tiene sitio para sus chuches y ya ha aprendido cual es...

domingo, 21 de febrero de 2016

DE TABLERO A CUADRO SOBRE LA CAMA




Tenía la idea de poner algún cuadro en la pared a modo de cabecero, con tanta suerte que encontré un tablón de madera en un contenedor y voila este es el resultado...

Lo primero fue tomar las medidas necesarias para cortar el tablero, lo bueno es que con lo que me sobró pude reciclarlo y hacer más cositas que os iré enseñando poco a poco... En esto tuve la inestimable ayuda de mi querido amigo Paco, juntos medimos, cortamos y colocamos el cuadro ya terminado...

Una vez cortado el tablero a medida, lo primero fue lavarlo porque venía con muchas manchas de pintura y restos de pegados... una vez seco, lo siguiente fue lijarlo para quitarle todas las imperfecciones y dejarlo lisito...

Como quería decaparlo al final y que se viera envejecido le dí unas manos de imprimación color chocolate... al principio de mi andadura en el tema del bricolaje compré una imprimación ya hecha con el color incluido que me costó una pasta, como aquí era mucha superficie probé a mezclar la imprimación blanca de siempre con pintura marrón y la verdad me resultó bien y mucho más barata...


Sobre la imprimación un par de capas de pintura blanca empolvada, tipo chalk paint... 


Después vino la hora de decapar la pintura blanca para que salieran partes de la imprimación color chocolate y se viera envejecido... 
A mi no me gusta demasiado oscuro, así que le dí con la lija aquí y allá hasta que el resultado me gustó... 


No tengo todas las fotografías del proceso, mi falta de memoria para coger la cámara en todo el proceso, me lío, me lío y cuando me doy cuenta no tengo fotos de lo que ido haciendo, pero lo voy a explicar paso a paso... 

Lo primero fue poner la frase que ya tenía buscada y elegida, fotocopiada en espejo y recortadas todas sus letras para hacerlas en transfer al tablero... para no torcerme a la hora de ponerlas, lo medí y le puse una guía con cinta de carrocero que luego retiré... 

Con la misma técnica de transfer coloqué el reloj y la bicicleta, cada una en una esquina, el sello y la cenefa de las letras... seguí los pasos como en estas otras entradas, Cuelgafotos , Bandeja con transfer , caja de té con transfer



En las otras esquinas decidí ponerle un stencil de hojas de hiedra... Como se ve en la foto mezclé varios tonos de verde para darle tonalidad... 




Para terminar le dí un par de manos de barniz satinado al agua, lijadita suave y cera para suavizar... 


Y así es como queda colgado de la pared encima de la cama.... 



La foto no le hace justicia... pero no soy buena haciendo fotos, jeje...