domingo, 21 de febrero de 2016

RESTAURACIÓN DE UNA CAJONERA DE MADERA

RESTAURACIÓN DE UNA CAJONERA DE MADERA



Tenía una cajonera de madera que era demasiado oscura, con capas y capas de pintura marrón oscuro casi negro, los cajones cerraban y abrían con dificultad y en su conjunto pedía a gritos un cambio.

Y eso es justo lo que le dí, un cambio, del color oscuro paso a tener un colorido en los cajones y un tinte nogal en el armazón... así quedó de bien... 

Dejo el paso a paso de todo el tratamiento... 




No era posible desmontar por completo el mueble, así que el tratamiento fue primero con los cajones y luego el propio armazón del mueble. Lo único que pude quitar fueron alguno de los pomos de los cajones y no todos.


Primero una buena lijada con lija de grano grueso, con nº 40 y 60, siempre a favor de veta, hasta quitar cualquier resto de pintura o barniz.




Tenía muchos agujeritos de carcoma pero no habían restos de serrín en el suelo, por lo que supuse que ya no habrían bichitos. Le dí con un producto llamado xilamon matacarcoma, si le das una capa es preventivo pero si le das dos es curativo, así que le dí dos capas.

Como el mueble ya tenía sus añitos y estaba pelín descuajaringado me toco ponerle masilla en alguna grieta que otra, sobre todo en los cajones.
Después lijadita de rigor pero esta vez con una lija un poco más fina.

Como base le dí dos capas con un tinte color nogal al disolvente hasta que cogió el color deseado, tanto al mueble como a los cajones.

Quería que fuera algo más alegre que el color oscuro que tenía así que decidimos pintar los frontales de los cajones de diferentes colores... amarillo, naranja, rojo y burdeos, el resto del cajón y el armazón quedaron de tinte nogal.

Para proteger el mueble le dí dos capas de barniz mate lijando finamente entre capa y capa, y para terminar una generosa capa de pátina... cera mezclada con betún de judea, quitando el sobrante con un paño.

El fondo y laterales de los cajones los trate igual que el armazón. Al frontal de los cajones tras darle las dos capas de laca satinada de color, lo froté con una lana de acero para sacarle el color oscuro de abajo en algunos lugares y que pareciera envejecido, después cera y betún como al armazón del mueble. 




Ahora los cajones cierran y abren de maravilla gracias al lijado y al encerado.

Este es el resultado final. 
Lástima que la foto no le hace justicia, es mucho más bonito al natural.



Ahora preside la entrada de mi casa.

Tiribuja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.